Embarazos no deseados…











En la mujer se encuentran dos tipos de abortos:

  • El aborto natural:    La mujer se ve enfrentada a una situación en donde experimenta una gran sensación de impotencia, por no poder evitar el sangrado, esto hace difícil el proceso de duelo, propicia un gran sentimiento de culpa por no haber podido hacer nada para evitarlo, además va acompañado de depresión y sentimientos de minusvalía.
  • Abortos inducidos:      Las mujeres en este proceso experimentan grandes sentimientos de cólera donde todas las personas que tuvieron que ver con la decisión del aborto, directa o indirectamente incluyéndose a sí misma. El sentimiento de culpa, la tristeza por la destrucción del bebé son aspectos que durante una terapia se irá resingnificando para que el doliente pueda sobrellevar la pérdida.

Pasos para sanar después de un aborto

Uno de los primeros pasos para sanar los trastornos post aborto de la mujer es reconocer la experiencia como pérdida de un embarazo.

Debido a la clandestinidad y la vergüenza asociadas con la decisión de abortar, a la mayoría de las mujeres nunca se les permite experimentar adecuadamente el duelo por la pérdida del bebé.

Se han identificado nueve obstáculos para la expresión del dolor por la pérdida del bebé:

  1. No quedan evidencias externas de que haya existido un bebé. El bebé vive sólo en su mente y en su corazón.
  2. No hay ritual o despedida formal
  3. Es posible que la mujer no tenga red de apoyo, o que ésta sea limitada porque generalmente son pocas las personas enteradas del aborto. Generalmente quienes animan a la madre a abortar, después no quieren hablar del asunto.
  4. Aunque el aborto es legal, socialmente ella no tiene permiso de hacer duelo abiertamente.
  5. La mujer carga con la culpa de terminar con la vida de su bebé. Aparentemente, la mayoría de las mujeres no pueden perdonarse y viven con angustia y en aislamiento.
  6. Si ella comparte con un ser querido lo que hizo, puede experimentar rechazo, desaprobación, ira, humillación o juicios muy duros.
  7. Pocos consejeros profesionales están entrenados para llevar a estas mujeres a través del proceso necesario para sanar y reconciliarse con Dios.
  8. La mayoría de los defensores del aborto hacen poco para preparar a la mujer para la tremenda sensación de pérdida que experimentará después del aborto.
  9. El ciclo de aflicción y el tiempo necesario para recorrerlo es diferente al de otro tipo de pérdidas. Una mujer puede permanecer en estado de negación durante años, retardando así el proceso de aflicción..

 

Síndrome post-aborto

Después de tener un aborto, muchas mujeres tienen una sensación de alivio por haber evitado la tensión y la responsabilidad de un embarazo y un bebé, pero con el tiempo los abortos causan serios daños emocionales a millones de mujeres.

La Asociación Psiquiátrica Americana ha identificado al aborto como uno de los factores estresantes que pueden detonar el trastorno de estrés post-traumático (post-traumatic stress disorder – PTSD). Muchos de nosotros asociamos el PTSD con los veteranos de Vietnam que sufren los efectos de la guerra, pero el síndrome post-aborto es una forma de PTSD que afecta a las mujeres que han tenido abortos.

La muerte de un niño es uno de los mayores puntos de estrés que una persona puede experimentar en la vida. El síndrome post-aborto es el estrés emocional por no hacer el duelo, no permitirse sentir el dolor y el sufrimiento que forma parte de esa pérdida. Para ser emocionalmente sanos, todos tenemos que hacer el duelo por nuestras pérdidas; pero ¿qué hacemos cuando la sociedad nos dice que no hay nada por lo cual hacer el duelo? Si una persona no reconoce su necesidad de hacer el duelo por su bebé, o si no permite que ocurra, ese dolor emocional tiene que ir a algún lado. Frecuentemente, luego del aborto de una mujer, pasa a lo que un consejero de CPC describió como “modo autodestructivo:” se embaraza nuevamente, tiene un amorío, se autocastiga y en general demuestra todas las variaciones que puede tener una depresión severa.

Según el nivel de estrés de una persona, el síndrome post-aborto puede aparecer dentro de semanas o meses después del aborto, o puede tener una reacción demorada ante él, típicamente siete a ocho años después. Las mujeres que experimentan el síndrome post-aborto suelen tener una sensación de culpa confusa y abrumadora. Un estudio indicó que el 92 por ciento de las mujeres que han tenido un aborto sienten culpa. [2] Una mujer, que ahora participa en un grupo de sanidad post-aborto dijo que después de su aborto estaba obsesionada por el recuerdo. Escuchaba una vocecita en su cabeza: “Aborto, aborto; eres una persona terrible, espantosa.” [3] Para muchas mujeres, la culpa y la vergüenza se expresan a través de una ira profunda-hacia los médicos y los consejeros sobre aborto por dañarla a ella y a su bebé, hacia su esposo, su novio, o sus padres por presionarla a hacerse un aborto, y hacia sí misma por embarazarse y tener el aborto.

Muchas mujeres que tratan con los efectos del aborto dedican mucha energía emocional a negar la muerte y a negar que lo que hicieron estuviera mal. Una mujer usa la negación para evitar enfrentarse con el hecho que su hijo fue muerto y ella permitió que sucediera. Una joven rogó a mi hermana que no la dejara sola el día que iba tener un aborto. Esta joven dolorida trató de contener sus sentimientos contando chistes sobre bebés muertos toda la tarde.

El aborto no es una goma de borrar para borrar un error o una molestia. Tiene más de una víctima; las mujeres, tanto como sus bebés, son las víctimas de los abortos. Es esencial que una mujer haga el duelo por su bebé y enfrente su papel en la muerte del bebé; de hecho, las mujeres que se permiten hacer el duelo y entienden su necesidad de hacer el duelo probablemente no experimenten el síndrome post-aborto. Pero aún más esencial es que las mujeres que hayan tenido abortos acepten que realmente ha habido una muerte, que el aborto es un pecado, y que la muerte del Señor Jesucristo ha cubierto todos los males que hayan hecho alguna vez. Ningún pecado-ni siquiera el aborto-es mayor que el poder de su sangre, y Él ofrece el perdón y la purificación total a todos quienes quieran acudir a Él en fe.



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: